Eclosión - EJE.

viernes, 20 de marzo de 2009

Bolonia o los Bandoleros

Parece que la noticia del día es la represión de la manifestación estudiantil contra el plan Bolonia. La verdad es que he oído hablar mucho de ello (del Plan), pero todavía no escuché a nadie dar una referencia comprensible sobre lo que es. En fin, como siempre, en este país tenemos más opiniones que información y parece que lo que más nos interesa es dejar las informaciones en el limbo, para que la gente pueda opinar sin conocimiento de causa (es mucho más fácil rebatir una opinión, cuando el opinador contrario no tiene ni puta idea de lo que esta diciendo y, como es obligatorio decir algo, pues eso...).
Por otro lado, esta el asunto ese de la represión de la manifestación, que eso si que deja huellas, -lo sé de muy buena tinta-, profundas y visibles. Tampoco tengo una referencia válida relativa al hecho en sí, con lo cual espero, para hablar de este asunto, a otro momento(si me entero de que va).
Lo que no entiendo muy bien es la polémica que ha levantado la actuacion de los mozos de escuadra: las fuerzas del orden público, estan para eso, para mantener el orden público, y si alguien dudaba de cual era su función, por las apariencias; las mudanzas de uniforme o los peregrinos, tendenciosos, imaginativos e interesados cambios de mando es que no ha comprendido la utilidad del talonario (del griego Talón de Aquiles, o sea, donde nos duele, el punto del cuerpo que nos resulta letal, por ejemplo: el bolsillo) con el que han sustituido de forma notable y sibilina a la porra o al vulgar chuletón con el que antes nos ponían de forma elegante mirando a Cuenca y que, aunque aparentemente son más dolorosos, no son nada comparados con un tizazo equivalente al salario de un més (o más) con el que nos sorprende la autoridad desde esas atalayas improvisadas en las que (lo juro), por nuestra seguridad, se pasan las horas muertas escondidos esperando a que nos pasemos un poco o un mucho que para los efectos, les vale lo mismo para sacarnos los cuartos (o las mitades o los enteros). En fin, lo dicho, el bandolero cabalga de nuevo pero ahora no solo en Sierra Morena y nosotros, como siempre, preocupados por un quitame allá esa salsa.